Mi ruta de 8 días por Egipto se ha convertido en una de las experiencias que con más cariño guardo en mi corazón de viajera. No hay nada que me haya sorprendido tanto como la majestuosidad de los restos de la civilización egipcia, que se conservan tan bien que casi da miedo. Y la ciudad de la que vamos a hablar hoy fue la que más me impresionó en este aspecto. Así que, si no sabes qué ver en Luxor, quédate, porque voy a contarte muchas cosas interesantes que no te puedes perder. 

Estamos en Tebas, una de las grandes capitales del antiguo Egipto y hogar de muchos de los restos arqueológicos más importantes del mundo. Hay mucho por ver, así que hay que organizarse bien. La mejor forma de hacerlo es, probablemente, contratando un tour guiado. En este te enseñarán todo lo que hay por ver en la ciudad. Y si tienes menos tiempo y solo quieres ver los templos, pincha en este enlace para reservar una visita guiada en la que te explicarán bien todo lo que descubrirán tus ojos. 

Y antes de entrar en detalles y contarte todo lo que aprendí de este increíble lugar, un último consejo. Si planeas unas vacaciones en Egipto, hazlo con un seguro de viajes. Aunque es un destino relativamente sencillo para viajar, no está exento de peligros. Hasta el agua puede sentarte mal, así que no está de más ser precavido. En esta ocasión hemos viajado con Mondo, que ofrece asistencia 24 horas y llamadas de emergencia gratuitas. Puedes echarle un vistazo y beneficiarte del 5% de descuento que hacen a nuestras lectoras. 

Esculturas de carnero en el templo de Karnak

Curiosidades la antigua capital del Imperio Nuevo de Egipto

Luxor me dejó absolutamente maravillada. Hay tanto que aprender de la antigua capital del Imperio Nuevo de Egipto, que si empiezo a contar no acabo nunca. Para mí junto con la excursión a Abu Simbel y la visita a Giza son los mejores lugares de Egipto. Ahora voy a intentar resumirte, al menos, algunas de las curiosidades que más captaron mi atención.

  • En la parte frontal del templo de Luxor se ven cinco estatuas de granito de Ramsés II y un obelisco. Este es idéntico al que se encuentra en la Concordia de París. Se debe a que este tipo de construcción siempre tenían monolitos gemelos, que luego se han ido repartiendo por el mundo, como sucede en este caso. 
  • La cantera de Aswan es la fuente del granito que se utilizó para estas impresionantes estatuas. 
  • Dentro del templo de Luxor, hubo una iglesia copta cristiana, razón por la que la sagrada familia aparece representada en uno de sus frontales. 
  • En esta ciudad hay también un santuario a la mujer que más tiempo estuvo en el trono de las “Dos Tierras”. Hablamos de Hatshepsut, la primera gran faraona de Egipto.
  • La avenida de las esfinges, recuperada recientemente, mide unos 3 km de longitud y une los sagrarios de Luxor y Karnak, dos de las ruinas egipcias más espectaculares. 
  • Las tumbas del Valle de los Reyes estaban llenas de riquezas tecnológicas, intelectuales, artísticas y literarias del antiguo Egipto. Fueron vaciadas hace mucho tiempo, pero aún hoy la impresionante historia de este lugar hace que sea verdaderamente inolvidable. 
  • El gran templo de Karnak, con sus capillas, patios y pilonos, es la edificación religiosa antigua más grande del mundo. En su interior podría caber la Catedral de Notre Dame de París sin ningún problema. 
Obelisco a la entrada del templo de Luxor

Qué visitar en la antigua ciudad de Tebas

La antigua ciudad de Tebas alberga dos antiguos santuarios: el de Luxor y el de Karnak. Estas son, sin duda, dos paradas obligatorias en tu visita a esta localidad egipcia. Pero no es lo único que hay por ver. 

El templo de Luxor

En mi ruta por Egipto de una semana aprendí que todos sus templos tienen similitudes. Poseen un pilono principal que da paso a patios llenos de columnas. Luxor no es distinto en este aspecto, pero a su entrada se encuentran unas colosales estatuas del faraón Ramsés II, de 15 metros de alto cada una. Al llegar al pie de estas inmensas representaciones, no te queda otra, debes levantar la cabeza hasta el cielo para poder apreciarlo. 

Junto a la entrada hay también un obelisco que, tiempo atrás, tuvo un gemelo, del que ya hemos hablado antes. En la antigüedad, ambos parecían idénticos, uno al lado del otro, pero no era cierto. Había una diferencia de tamaño entre los dos monolitos, de forma que su similitud era tan solo uno de los muchos efectos ópticos que a los egipcios les gustaba introducir en su arquitectura. 

Esta enorme construcción parece estar consagrada al completo a Ramsés II, pero lo cierto es que lo empezó a construir su predecesor, Amenhotep III. Lo que sucede es que el faraón se encargó de borrarlo poco a poco, hasta borró su nombre de algunas estatuas interiores. 

Además de ver el exterior, en cualquier visita a este templo podrás acceder a su interior. Su gran patio con sesenta columnas gigantes de arenisca parece tener el tamaño de un campo de fútbol. Me sentí minúscula ante la monumental altura y grandiosidad de este lugar. 

Aunque, claro, caminando a la sombra de 7 pares de columnas de papiro de 15 metros cualquiera se siente insignificante. Siempre mirando hacia arriba es fácil quedar atrapado en la atmósfera e historia del lugar y es imposible no preguntarse cómo fueron creadas estas estructuras hace tanto tiempo.

Además de todo lo que te he mencionado hasta ahora, tendrás que descubrir muchos misterios más en este santuario. Sus grabados, como el de la fertilidad en el que aparecen representados el falo y una versión en la que descubrimos cómo imaginaban los espermatozoides, la conocida tríada (Amón, Mut y Khonsu) o las estatuas de Tutankamón y su esposa. Hay mucho por descubrir, pero te guardo algunos secretos para que tu visita sea tan impresionante como la mía. 

La avenida de las esfinges

Hace poco que se recuperó la mítica avenida de las esfinges. Es de unos 3 km de largo, y conecta los templos de Luxor y Karnak. Como su propio nombre indica, en todo su recorrido encuentras estatuas impresionantes, que casi explican con su esplendor porque se considera uno de los espacios más icónicos de la antigua ciudad de Tebas. 

En total se cuentan más de 1000 representaciones de estas criaturas con cuerpo de león y cabeza de hombre, que a menudo corresponden a un faraón. Cada una mide unos cuatro metros y medio de altura. Con ese juego de simetría y geometría, la calle parece infinita, casi futurista.

Tras haber estado allí, sé que es imposible olvidar este bulevar de la realeza. Cuando te ves rodeada por estas increíbles creaciones sabes que no verás nada igual en tu vida. El efecto visual que provocan es sencillamente épico. Las dimensiones, los efectos ópticos y el contraste con la naturaleza hacen que sea, sin duda, una de las experiencias que más me gustó de Luxor.

El templo de Karnak

Atravesando la infinita avenida de esfinges, se alcanza el templo de Karnak. En su interior se encuentra la sala hipóstila más grande del mundo, formada por un espeso bosque de más de 300 columnas que llevan impresionando a la humanidad desde su construcción. Se trata del santuario de Amón, que era la deidad local de la antigua Tebas, aunque al unirse con el dios Ra (dios del sol) acabó por ser una figura principal del panteón Egipto. 

Al entrar en el enorme recinto (de más de 80 hectáreas) no cuesta entender por qué tardó más de 1.000 años en adoptar la forma que ahora podemos admirar. A su entrada te encuentras de frente con las grandes estatuas de Amenhotep, hijo de Hapu, que fue escriba y arquitecto durante el reinado de Amenhotep III. Este personaje actuaba como intermediario entre los hombres de a pie, que no podían ingresar en este espacio, y Amón-Rá. Aquella era su residencia. 

A continuación, verás las inmensas columnas de piedra, así como los altos obeliscos (30 metros) que hay repartidos por el templo. En sus relieves se encuentran representaciones de diferentes rituales, como la procesión de Amón-Re. Cada año, en sus festividades, se trasladaba su enorme barca hasta el Nilo, a través de una avenida de esfinges con cabeza de cabra y un muelle que sigue intacto en el recinto. 

Lo más impresionante es el agua, que tomaba una relevancia mística en este sagrario. En su interior se encuentra un lago que bien podría ocupar un espacio mayor al de un estadio de fútbol. Era utilizado para todo tipo de ceremonias y rituales relacionados con el Dios, remarcando una vez más la importancia que la cultura egipcia daba al elemento líquido y su eterno agradecimiento al río Nilo. También podrás ver un antiguo reloj de agua. Se trata de una vasija de piedra con un diminuto agujero en el fondo, que permite la salida de pequeñas gotas a un ritmo constante. 

Otra curiosidad de este santuario son sus pilones. Los egipcios utilizaban antiguas edificaciones para construirlo, por lo que por medio de excavaciones arqueológicas han conseguido recuperar algunos templos menores que moran en el interior de Karnak. 

Valle de los Reyes

Sin que eso las haga menos impresionantes, las tres visitas de las que vamos a hablar a continuación podrían hacerse, perfectamente, en el mismo día. Hay una excursión organizada que te llevará a todas ellas.

Pero empecemos por esta experiencia. El Valle de los Reyes es una necrópolis gigante, con más de 60 tumbas excavadas en roca. Allí se encuentran enterrados faraones tan importantes como Tutankamón, Ramsés II, Ramsés III y Seti I. Aunque a primera vista lo que ves es un enorme espacio de arena y piedra completamente vacío. El tesoro que esconde permanece oculto hasta que te acercas. 

Este inmenso valle se extiende hasta el pie de la montaña y, allí, en la roca, están abiertas las entradas que nos permiten adentrarnos en la mayor necrópolis de todos los tiempos. Debes descender hasta el corazón mismo de la colina, encontrando a tu paso en sus paredes grabadas inscripciones y retablos impresionantes: faraones y reinas ataviados con elaborados tocados, guerreros y carruajes tirados por gigantescos animales, los dioses desatando su poder sobre el Nilo… Algunas son enormes, llegando incluso a tener el tamaño de una persona real. 

La experiencia de descender y pasar junto a estas impresionantes paredes parece casi como si recorrieras un gran libro de arte. La escala y la perspectiva juegan, sin duda, un papel crucial en esta narración visual. Y para poner la guinda al pastel, esta increíble necrópolis esconde la sepultura de Tutankamón. 

El recinto cuenta con más de 63 tumbas de faraones, dos de ellas mujeres. Se encuentran en este lugar porque, a diferencia de otras reinas, sí que tuvieron el poder en sus manos. Se sabe que hay más tumbas, hasta 100 de ellas, por lo que las excavaciones siguen en proceso. Algunas de las tumbas para las que deberás pagar una entrada aparte: 

  • Seti I: 100 EGP (2,99 €)
  • Ramsés VI: 100 EGP (2,99 €)
  • Ramsés V: 100 EGP (2,99 €)
  • Tutankamón: 400 EGP (11,96 €)

La siguiente parada obligatoria es el Valle de las reinas, en las que se puede visitar las tumbas de las esposas de los faraones, que nunca llegaron al poder. Una de ellas es Nefertari, cuyo templo pudimos visitar en Abu Simbel. 

El Templo de la reina-faraón Hatshepsut

Hatshepsut es, nada más y nada menos, que la primera reina que se autoproclamó faraona en el antiguo Egipto. Tras el fallecimiento de su marido, Tutmosis I, asumió la regencia. Pero cuando su hijo, Tutmosis II, cumplió la mayoría de edad, ella se declaró faraona y siguió reinando durante dos décadas más. Por desgracia, tras su fallecimiento, Tutmosis III hizo cuánto estuvo en su mano por destruir su legado. Pero Hatshepsut había aportado tanto al gran Imperio, que fracasó. Una de sus construcciones más destacadas es este templo funerario que conmemora su muerte. Y sí, ella es una de las reinas enterradas en el Valle de los Reyes. 

El recinto abre sus puertas a las 9 de la mañana, hasta las 17 de la tarde. En la majestuosa construcción podrás descubrir cientos de misterios, como las diferentes pinturas de sus pórticos, que cuentan distintas etapas del reinado de la faraona. Su estructura es también revolucionaria, pues no sigue las mismas normas que otros tantos faraones sí respetaron en sus sagrarios funerarios. 

Los colosos de Memnón

En la ribera occidental del Nilo, en Luxor, encontramos los conocidos Colosos de Memnón. En ambas vemos representado al faraón Amenhotep III, sentado, con sus manos sobre sus rodillas y, hoy en día, con el rostro desfigurado y el cuerpo deteriorado. 

Pese a que el tiempo ha hecho mella en sus estructuras, su enorme tamaño (cada una tiene 18 metros de altura) sigue haciendo que estar ante estas dos inmensas estatuas sea impactante. No me puedo imaginar cómo serían en su momento. También cuesta imaginar cómo, pese a haber soportado terremotos, inundaciones y vandalismo, estos dos colosos siguen allí, solemnes representantes del esplendor de la cultura egipcia. 

El templo de Medinet Habu

Medinet Habu era una ciudad situada en la orilla occidental del Nilo, frente a la gran Tebas. En ella se levantó el templo funerario de Ramsés III, que es nuestra última parada en este recorrido por Luxor. Cuenta con más de ciento cincuenta metros de longitud y su estado de conservación es increíble. 

Al entrar en el magnífico sagrario, protegido por un elevado muro de adobes, nos encontramos con las capillas de Amenirdis I, Shepenupet II y Nitocris I, las Divinas Adoratrices de Amón. 

Templo funerario de Hatshepsut

Información práctica para preparar tu visita a Luxor

¿Deseando preparar tu aventura por Luxor? Toma nota, que te cuento algunas cosas que debes tener en cuenta antes de partir. Para empezar, puedes visitar esta ciudad alojándote en ella o atracando en el Nilo, si estás haciendo un crucero. Sea como sea, te recomiendo que le dediques al menos dos días, porque hay mucho por ver. 

Dónde está y cómo llegar a Luxor

Luxor se encuentra en la orilla occidental del Nilo, y hay varias formas de llegar hasta la Antigua Capital del Imperio. Repasamos las más habituales: 

  • En avión. Tienes un aeropuerto internacional en la propia localidad, a unos 6 km del centro. La frecuencia de los vuelos es amplia y puedes llegar fácilmente desde El Cairo, Aswan o Alejandría. 
  • Por carretera. Aunque haya que cruzar el Nilo si provienes de la zona oriental, no te preocupes, porque hace ya una década desde que se habilitó un puente que permite hacer el recorrido en coche. Aunque no te lo recomiendo. 
  • En tren. En el corazón de Luxor se encuentra la estación de ferrocarriles, que es otra alternativa para llegar por tierra a la ciudad. Salen trenes desde El Cairo, Aswan, Kom Ombo y Edfú. 
  • En barco. Otra alternativa, quizá la más romántica, es hacer un crucero por el Nilo. Puedes salir desde Aswan y disfrutar de la experiencia de viajar por este ancestral río hasta las orillas de la antigua Tebas. 

Excursión a Luxor

Una de las formas más sencillas de visitar Luxor es contratando diversas excursiones. Algunas de ellas incluyen todo lo que hemos mencionado, otras no. Pero si combinas estas visitas guiadas con algunas aventuras por libre, en dos días habrás visitado los templos más importantes y te habrás empapado de la increíble cultura que caracteriza a esta antigua capital egipcia. 

Las excursiones que nosotros te recomendamos son las siguientes: 

  • Visita a los templos: Civitatis te lleva a conocer los misterios de Lúxor y de Karnak, dos de los sagrarios más importantes de la ciudad. Puedes reservar aquí
  • Tour al completo: si prefieres una visita guiada completa por la ciudad, esta incluye las visitas previamente mencionadas, además de el Valle de los Reyes y de las Reinas, los colosos de Memnón y el santuario de Hatshepsut.  
  • Valle de los reyes: por otro lado, en esta excursión descubrirás únicamente el Valle de los Reyes y las Reinas, los Colosos y el templo de Hatshepsut. Ideal para combinarlo con la primera opción y así disfrutar con calma. Puedes comprarladesde este enlace

Precios y horarios

Para acabar, vamos a hacerte un resumen rápido de los precios y los horarios de los recintos de los que hemos hablado.

HorarioPrecio
Templo de Luxorde 6:00 a 22:00160 EGP (4,78 €)
Templo de Karnakde 6:00 a 18:00120 EGP (3,58 €)
Valle de los Reyes y las Reinasde 6:00 a 17:00100 EGP (2,99 €)
(Algunas tumbas se pagan aparte)
Templo de Hatshepsutde 9:00 a 17:0030 EGP (0,90 €)
Colosos de MemnónPuedes visitarlo las 24 horas de los 365 días del añoGratis
Templo de Medinet Habude 6:00 a 17:0020 EGP (0,60 €)
Mónica en el templo de Medinet Habu dedicado a Ransés III

Preguntas y respuestas habituales antes de preparar tu excursión a Luxor

¿Te queda alguna duda sobre cómo preparar una aventura por Luxor? Aquí tienes algunas preguntas frecuentes que se hacen los usuarios, en las que quizá encuentres tus respuestas. 

¿Cuál es el templo más grande de Egipto?

El templo más grande de Egipto se encuentra en Luxor. Es el de Karnak. Su recinto cuenta con más de 2.400 metros de perímetro, rodeado por una muralla de adobe con 8 metros de grosor. 

¿Cuántos días hacen falta para ver Luxor?

Hacen falta al menos 2 días para ver bien Luxor, aunque sí se puede añadir un tercero todavía te quedarán cosas por ver con calma. Si tienes disponibilidad de tiempo, uno de esos días lo dedicaría a empezar un crucero por el Nilo. 

¿Qué significa la palabra Luxor en español?

En español, Luxor podría traducirse como “palacios con mil puertas”. Fue el nombre que los árabes dieron a esta ciudad a la que los griegos llamaban Tebas, por la similitud que compartía con el pueblo griego homónimo. Anteriormente, los egipcios la conocían como Uast, que significa centro. 

¿Quién construyó Luxor? 

El Templo de Lúxor fue construido por los faraones Amenhotep III y Ramsés II entre el año 1400 y el 1000 a.C. El primero de ellos ordenó la construcción de la parte interior, y el segundo del exterior. Es decir, la fachada, los colosos y el obelisco. 

¿Cuánto cuesta un paseo en globo en Luxor? 

Una de las excursiones más comunes en Luxor es dar un paseo en globo. El precio de esta actividad puede variar de un establecimiento a otro, pero se puede conseguir por menos de 100 € en Civitatis. La aventura comienza a primera hora de la mañana, para así disfrutar de la salida del sol desde las alturas. 

Más sitios para visitar en Egipto:

Visita a un poblado nubio en Asuán

Visita a un poblado Nubio en Asuán

Cuando empecé a preparar mi ruta por Egipto no pensé que encontraría algo como esto. Esperaba pirámides, esperaba templos, esperaba arena. Pero nunca los colores que ofrecen los poblados nubios. Porque, incluso habiéndolos visto antes en fotografías, al visitarlos parece que has descubierto un portal que te transporta a otra época, con otras formas de vida y costumbres. ¡Te lo cuento todo con más detalle!

0 comentarios
Seguro de viaje para Egipto

Mejor seguro de viaje para Egipto, comparativa, precios y experiencia

Mujer precavida, vale por dos. O eso se suele decir. Por eso, si vas a salir de Europa, y en especial a un país tan diferente a occidente como Egipto, lo mejor es contar con un seguro de viaje que cubra cualquier incidencia en todo momento. Estar o no asegurada puede marcar la diferencia en tus vacaciones.

0 comentarios

Cómo preparar tu viaje a Egipto

¿Estás preparando un viaje a Egipto? Mi experiencia en este país ha sido maravillosa. Por eso quiero compartirla contigo y ayudarte a diseñar tus vacaciones por este país africano.

4 comments

¿Qué te ha parecido este viaje por Luxor?

Fue una de nuestras ciudades favoritas, y sin duda recordaremos de por vida todo lo que vivimos en la Antigua Tebas. Sus templos y sus colosos me dejaron realmente impresionada. 

Seguro que si tú has hecho esta visita, o la estás planeando, tienes una experiencia que compartir con nosotros. A mí me encantó todo lo que vi, pero quizá he pasado alguna maravilla por alto. ¡Cuéntanos qué te pareció Luxor en los comentarios! Y si tienes alguna duda, te responderemos lo más rápido posible.

Deja una respuesta